Helado de stracciatella

Antes de que se nos deje el verano, comiencen los colegios, la vuelta al trabajo… en fin, vuelta a la rutina y, aprovechando que hoy algunos tenemos día de fiesta, El día del Pino en Gran Canaria, ¿qué tal si hoy preparamos un helado de stracciatella? Sólo tiene una dificultad, la crema inglesa, pero como ya les he dicho en alguna entrada anterior, es cogerle el punto, y, sobre todo, lo más importante, que nunca llegue a hervir para que no se nos eche a perder cortándose. Lo cierto es que vale la pena el esfuerzo, porque el helado está delicioso.

 

El helado de stracciatella, por si alguien no lo conoce, es una base sabor a nata con trocitos de chocolate. Para que salga un helado delicioso, es muy importante usar ingredientes de calidad, y, en este caso, utilizar un chocolate de buena calidad. Yo utilicé un chocolate negro de la marca Barry, que consigo en Makro, y que está requetebueno. Pero puedes utilizar el que más te guste. Si no eres mucho de chocolate negro puedes usar un chocolate con leche sin problema, pero recuerda, que sea de buena calidad.
Como siempre digo, a pesar de que la receta que les propongo es para la heladora, el helado se puede elaborar sin ella tal y como se explica al final de la receta.

HELADO DE STRACCIATELLA

  • Partes: Para 1 l
  • Dificultad: Media
  • Imprimir

Helado de nata con trocitos de chocolate


Ingredientes

  • 400 ml leche
  • 1 cdta vainilla en pasta
  • 300 ml nata para montar, 35% mín. m.g.
  • 20 g leche en polvo
  • 4 yemas de huevo (80 g)
  • 150 g azúcar
  • 100 g chocolate negro


Direcciones

  1. El día anterior metemos el bol de la heladora en el congelador.
  2. En un cazo, calentamos la leche, la nata, la leche en polvo y la vainilla.
  3. En un bol, batimos las yemas junto con el azúcar, hasta que la mezcla blanquee y se torne ligeramente cremosa.
  4. Hervimos la mezcla de la leche y la incorporamos a los huevos sin dejar de batir. Devolvemos la mezcla al cazo. Dejamos que la crema se espese a fuego lento, sin dejar que hierva y sin dejar de remover, como si fuera una crema inglesa.
  5. Dejamos enfriar la crema en la nevera durante varias horas, cubierta con papel film para evitar que se forme costra.
  6. Una vez fría, troceamos el chocolate con un cuchillo o con ayuda de una picadora.
  7. Vertemos la preparación en la heladora en funcionamiento. Cuando el helado haya cogido consistencia, pero aún esté suave, añadimos las virutas de chocolate. Paramos cuando el helado haya tomado consistencia de helado. Si queremos que el helado sea más firme, lo guardamos 2 h en el congelador.


Notas:

  • Si no tenemos heladora, podemos hacer el helado de la siguiente manera. Vertemos la mezcla en un recipiente hermético y lo colocamos en el congelador. Dejamos enfriar durante 5-6 horas como mínimo, removiendo cada 30 minutos durante las primeras tres horas y luego cada hora durante las siguientes para conseguir un helado cremoso y sin cristales de hielo. Cuando casi esté listo le incorporamos las virutas de chocolate y removemos para que quede homogéneo. Reservamos en el congelador hasta su consumo.


Receta adaptada: “Postres para disfrutar. Recetas deliciosas y refrescantes” – Eva Harlé


Bueno lo dicho, ahora a disfrutar de este delicioso helado, no pierdan la oportunidad de hacerlo. Y, por cierto, Felicidades a todas las Pino, en especial a una de las personas que más quiero, a mi abuela.
Una cosa que se me olvidaba, el domingo es mi cumpleaños, así que ese día no habrá publicación, ya volvemos a vernos la próxima semana.
¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: