Helado de frambuesa y mascarpone

Vaya días de calor llevamos, sé que estamos en agosto y que es tiempo de ello, pero la verdad que hay días que ha sido insoportable, y lo peor de todo, es que los que nos quedan. Para poder llevar mejor estos días en casa preparamos cosas fresquitas, cosas que entren solas, como, por ejemplo, la receta de hoy, Helado de frambuesa y mascarpone. Se trata de un helado muy cremoso, con un profundo sabor a frambuesa. A pesar de que ya hoy son muy fáciles de encontrar las frambuesas en cualquier supermercado, yo para esta receta he utilizado frambuesas congeladas, ya que son un poco más económicas y tienen muy buena calidad. Las frescas las dejo para, por ejemplo, los desayunos, acompañando al yogur y la granola. Pero pueden utilizar las que quieran que el helado no va a cambiar de sabor.

Al hacerlo con mascarpone, además de darle sabor, le aporta una textura más cremosa. Eso sí, elegir un buen mascarpone, que parece que no, pero sí se nota. Por lo demás, es un helado muy fácil, que no necesita de crema inglesa, así que no tienen ninguna excusa para no hacerlo en casa.
Como en las entradas anteriores, a pesar de que la receta que les propongo es para la heladora (qué gran invento), por supuesto que se puede elaborar sin ella, con un poco más de trabajo, sí, pero nada del otro mundo. Espero que les guste tanto como a mí.

HELADO DE FRAMBUESA Y MASCARPONE

  • Partes: Para 1 l
  • Dificultad: Fácil
  • Imprimir

Helado de frambuesa con mascarpone, con una textura muy cremosa y muy fácil de hacer.


Ingredientes

  • 300 g de frambuesas naturales o congeladas
  • Zumo de 1 limón
  • 250 g de mascarpone
  • 200 g de azúcar
  • 200 ml nata para montar, 35% mín. m.g.


Direcciones

  1. El día anterior metemos el bol de la heladora en el congelador.
  2. Lo primero que hacemos es elaborar un coulis de frambuesas. Lavamos y escurrimos las frambuesas (si son congeladas omitimos este paso), y las colocamos junto con el zumo de limón en un cazo a fuego medio, y llevamos a ebullición. Bajamos el fuego y dejamos que la mezcla hierva suavemente durante 10-15 minutos, o hasta que espese, removiendo de vez en cuando. Una vez esté listo, quitamos del fuego y pasamos el puré a través de un colador, todavía en caliente, ayudándonos de la parte posterior de una cuchara. Lo colocamos en un recipiente hermético y lo dejamos enfriar durante 1 h en la nevera.
  3. En el bol de la amasadora, con el accesorio varillas, batimos el mascarpone con el azúcar, hasta que la mezcla quede lisa y homogénea. Añadimos el coulis de frambuesas y mezclamos bien. Dejamos enfriar la preparación en la nevera durante 4 h o hasta el día siguiente.
  4. Una vez fría, montamos la nata con ayuda de una batidora eléctrica.
  5. Con mucho cuidado, incorporamos la nata montada a la mezcla de mascarpone y frambuesas.
  6. Vertemos la preparación en la heladora en funcionamiento. Paramos cuando el helado haya tomado consistencia de helado. Si queremos que el helado sea más firme, lo guardamos 2 h en el congelador.


Notas:

  • Si no tenemos heladora, podemos hacer el helado de la siguiente manera. Vertemos la mezcla en un recipiente hermético y lo colocamos en el congelador. Dejamos enfriar durante 5-6 horas como mínimo, removiendo cada 30 minutos durante las primeras tres horas y luego cada hora durante las siguientes para conseguir un helado cremoso y sin cristales de hielo.


Receta adaptada: “Postres para disfrutar. Recetas deliciosas y refrescantes” – Eva Harlé


¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: