Tarta de Chocolate y Café

Hace poco hice el Curso 1 y 2 de Wilton, era una de esas cosas pendientes que no había podido hacer antes. Lo de hacer bizcochos y cremas se me da bien, pero el manejo de la manga era algo que no llegaba a controlar. Aprendí bastante, te enseñan muchas técnicas básicas, aunque es cierto que luego hay que practicar, como todo. El problema es que yo no tengo una pastelería para estar todos los días haciendo tartas y cupcakes, y tampoco voy a hacerlo en casa, porque no quiero estar invitando a todo el vecindario a un trozo de tarta (a pesar de que seguro a más de uno le gustaría la idea). Así que de vez en cuando, hago alguna tarta, aunque no haya ningún cumpleaño y luego la reparto en mi edificio. Voy a aclarar una cosa, vivo en un edificio familiar, en donde viven mi abuela y mis tíos, que no se imagine más de uno que me pongo a tocar las puertas de mis vecinos desconocidos para ofrecerles un cupcake jajajaja.

Aunque me queda mucho trabajo por delante creo que poco a poco voy haciéndome con el manejo de la manga y cada vez me van quedando tartas más bonitas. ¿Qué piensan ustedes?
La Tarta de Chocolate y Café se compone de un bizcocho de chocolate llamado Devil´s Food Cake y de una Buttercream de merengue italiano. Estas dos elaboraciones las tenía pendientes desde hace tiempo y al final me he liado con la manta en la cabeza y el resultado ha sido bastante satisfactorio, han combinado a la perfección.
El Devil´s Food Cake es un bizcocho de chocolate denso y húmedo. Se considera el opuesto del Angel Food Cake. Se diferencia de otros bizcochos de chocolate por utilizar cacao con agua caliente en lugar de chocolate derretido. Para mí es uno de los mejores bizcochos de chocolate que he probado.
La Buttercream de merengue italiano, era una de esas recetas que no había hecho anteriormente porque pensaba que era más complicada de lo que es realmente. En primer lugar, se hace un merengue italiano y luego, cuando se enfría, se le incorpora la mantequilla para transformarlo en una crema de mantequilla o buttercream. Tiene una consistencia perfecta (me recuerda a la de un helado) para la decoración con manga y aguanta fuera de la nevera sin que pierda su forma.  En este caso la he aromatizado con café, utilizando un café expreso, pero pueden cambiar este sabor si no es de su agrado. El resultado ha sido una crema no muy dulce con un sabor a café delicioso. Me ha gustado mucho este tipo de buttercream, ya está entre mis preferidas, ya que a mí la buttercream original (mantequilla y azúcar glas) no me termina de convencer, me parece muy dulce y la textura tampoco me gusta.
Yo no suelo ponerles almíbar a las tartas ya que, para mi gusto, las deja muy dulces, además si el bizcocho no es seco, para mí, no le hace falta. Pero esto es mi opinión personal y cada uno tiene que adaptarlo a sus gustos. Lo que yo hago siempre, es de nada que desmoldo el bizcocho, estando todavía tibio, lo envuelvo en papel film. De esta manera, el bizcocho mantiene su humedad y no se reseca.
Bueno, después de todo este rollo que hoy les he echado, les dejo con la receta. Espero que les guste tanto como a mí.

TARTA DE CHOCOLATE Y CAFÉ

  • Partes: Para un molde de 20 cm
  • Dificultad: Difícil
  • Imprimir

Ingredientes

PARA EL DEVIL´S FOOD CAKE:

  • 250 g de harina de todo uso
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 80 g de cacao de proceso holandés, tipo Valor
  • 1/2 taza (125 ml) de agua caliente
  • 1/2 taza (125 ml) de buttermilk, a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta
  • 170 g de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 200 g de azúcar
  • 80 g de azúcar morena
  • 4 huevos, tamaño L, a temperatura ambiente

PARA LA BUTTERCREAM DE MERENGUE ITALIANO DE CAFÉ:

  • 5 claras, a temperatura ambiente
  • 320 g de azúcar
  • 70 ml de agua
  • 225 g de mantequilla, sin sal, a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de café expreso

PARA LA DECORACIÓN:

  • Virutas de chocolate


Direcciones

BIZCOCHO:

  1. Precalentamos el horno a 180ºC (160ºC con ventilador). Engrasamos y espolvoreamos con cacao el molde. Para que sea más fácil desmoldarlo podemos cubrirlo con papel de horno. Reservamos.
  2. Tamizamos la harina, el bicarbonato y la sal en un bol. Reservamos.
  3. En otro bol, mezclamos el cacao con el agua caliente. Dejamos enfriar y cuando esté tibio lo mezclamos con el buttermilk y la vainilla. Reservamos.
  4. Usando un robot de cocina, con el accesorio pala, batimos la mantequilla a velocidad media hasta que esté cremosa.
  5. Añadimos el azúcar normal y moreno y batimos hasta que la mezcla esté pálida y esponjosa.
  6. Lentamente añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien y no añadiendo el siguiente hasta que el anterior esté bien incorporado.
  7. Reducimos la velocidad a media-baja y añadimos los ingredientes secos en 3 adiciones alternándolos con la mezcla de buttermilk, empezando y terminando con los ingredientes secos. Batimos hasta que esté todo bien integrado.
  8. Vertemos la masa en el molde, alisamos la superficie con una espátula, y horneamos durante 50-60 minutos o hasta que, al pincharlo con un palillo, éste salga limpio.
  9. Sacamos del horno y dejamos sobre una rejilla hasta que esté tibio y se pueda manipular.
  10. Cuando esté tibio, desmoldamos, lo envolvemos con papel de film, y lo dejamos a temperatura ambiente hasta que vayamos a montar la tarta.

COBERTURA:

  1. En un calentador ponemos 250 g de azúcar con el agua, mezclamos un poco y ponemos a fuego medio, hasta llevarlo a ebullición. Usando un pincel húmedo, pincelamos las paredes del calentador si vemos que aparecen cristales de azúcar. Cocinamos, sin remover, hasta que alcance los 120 ºC.
  2. Mientras tanto, en el robot de cocina, con el accesorio varillas, ponemos las claras y las batimos a velocidad media-baja. Cuando empiecen a espumar, le vamos añadiendo el azúcar restante (70 g) en forma de lluvia y aumentamos la velocidad a media-alta, hasta que se formen picos medios.
  3. Cuando el sirope alcance la temperatura deseada, quitamos del fuego, ponemos la batidora a velocidad alta, y añadimos el sirope en forma de hilo, con cuidado de que no toque ni las paredes ni las varillas.
  4. Reducimos a velocidad media y batimos hasta que el merengue se haya enfriado.
  5. Cuando al tocar el vaso de la batidora lo notemos a temperatura ambiente, añadimos la mantequilla poco a poco a velocidad media. Cuando hayamos añadido toda, subimos la velocidad a alta y batimos hasta que nos quede una crema suave y sedosa.
  6. Una vez hayamos alcanzado la textura deseada, añadimos el café y batimos lo suficiente para que todo quede totalmente integrado.

MONTAJE:

  1. Sacamos el bizcocho de la nevera. Con ayuda de una lira (o con un cuchillo si no tenemos lira) cortamos la parte de arriba del bizcocho (para que se nivele), después lo cortaremos en 2 capas iguales.
  2. Sobre una base giratoria ponemos un disco de cartón, un pegote de buttercream y seguidamente uno de los bizcochos. Ahora ponemos encima una capa de buttercream y la alisamos. Ponemos la otra capa de bizcocho y cubrimos toda la tarta con una fina capa de buttercream, la capa tapa migas. Esta capa servirá para que las migas del bizcocho queden bien pegadas y después no tengamos problemas con ellas. La metemos en la nevera durante 15 minutos, hasta que la crema se endurezca.
  3. Sacamos de la nevera y damos una buena capa de buttercream, tanto por los laterales como por encima, con ayuda de una espátula. Para que quede bien liso, podemos ir metiendo la espátula en agua caliente, secándola y alisando toda la superficie.
  4. Para decorar los laterales, con ayuda de una espátula pequeña, la colocamos perpendicular a la superficie y sin moverla, giramos la base. Cuando hayamos terminado una fila, hacemos las restantes.
  5. Con ayuda de una manga y una boquilla 21 de Wilton hacemos las conchas que decoran tanto abajo como arriba.
  6. Decoramos toda la parte superior con virutas de chocolate.


Receta adaptada: “Cake” – Williams Sonoma


¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: