Chiffon cake de naranja

El otro día publicaba un Angel Food Cake, un bizcocho súper esponjoso hecho a base de claras y que, como curiosidad, se dejaba enfriar boca abajo. Hoy les traigo un Chiffon Cake de naranja, que en un principio podría pensarse que es lo mismo que el Angel Food Cake, porque a primera vista parecen lo mismo. Sin embargo, el Chiffon Cake, a pesar de ser también muy tierno y esponjoso, los ingredientes de ambos son muy diferentes. En el Chiffon cake se utilizan los huevos enteros, además de añadir aceite y levadura química, por lo tanto, es un poco más denso y calórico que el Angel Food Cake. Personalmente, si me tuviera que quedar con uno, elegiría sin duda el Chiffon Cake, por su miga húmeda y su sabor.
El Chiffon Cake fue inventado en la década de 1920 por un californiano llamado Henry Baker, que vendió su receta a General Mills (una importante empresa de alimentaria mundial) en la década de los 1940. En la década de 1950 fueron muy populares pero poco tiempo después casi desaparecieron. Sin embargo, parece que se han vuelto a poner de moda y nos podemos encontrar con ciertos de recetas diferentes.
En la receta de hoy he optado por un Chiffon Cake de naranja, que creo que ha todo el mundo le puede gustar. Se puede acompañar con un poco de nata y tendremos un postre delicioso, o simplemente tomarlo con una taza de té o café a media tarde. Exquisito. Espero que les guste.
CHIFFON CAKE DE NARANJA

Para un molde de 25 cm

INGREDIENTES:

  • 6 huevos, tamaño L, más 1 clara, a temperatura ambiente
  • 1/2 cucharadita de cremor tártaro
  • 225 g de harina de repostería
  • 300 g de azúcar blanca superfina*
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1cucharada de levadura química
  • 2 cucharadas de ralladura de naranja
  • 180 ml de zumo de naranja
  • 120 ml de aceite de oliva suave
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta

PREPARACIÓN:

  1. Separamos las claras de los huevos cuando están fríos. Colocamos las claras en un bol y las yemas en otros. Cubrimos con papel film y dejamos a temperatura ambiente hasta que se atemperen (30 minutos aproximadamente).
  2. Precalentamos el horno a 170ºC. Reservamos el molde sin engrasar.
  3. Usando un robot de cocina o una batidora, batimos las claras con las varillas a velocidad media hasta que estén espumosas. Añadimos el cremor tártaro y batimos hasta que las claras estén blancas y esponjosas. Pararemos la máquina y comprobaremos que se han formado picos blandos, entonces añadiremos 150 g de azúcar cucharada a cucharada sin dejar de batir a velocidad media-alta. Cuando las claras formen picos firmes, añadiremos la vainilla y batiremos 1 minutos más. No sobre batir para que no se baje en el horneado. Reservamos en un bol.
  4. En el mismo robot, con un vaso limpio, tamizamos la harina, la levadura, el azúcar restante (150 g), la sal y la ralladura de naranja. Batimos con el accesorio pala hasta que esté todo integrado. Hacemos un hoyo en el centro y colocamos las yemas, el aceite, el zumo de naranja y la vainilla. Batimos hasta que quede todo incorporado durante 1 minuto a velocidad media.
  5. Con ayuda de una espátula, añadimos las claras que teníamos reservadas a la mezcla anterior, en 3 adiciones, y mezclamos con movimientos envolventes, teniendo mucho cuidado de no bajar la mezcla.
  6. Ponemos la mezcla en el molde y alisamos la superficie.
  7. Horneamos durante 55-60 minutos, o hasta que la superficie esté ligeramente dorada, esté elástica (al hundir el dedo vuelve a su sitio) y al pincharla con un palillo éste salga limpio.
  8. Sacamos del horno e inmediatamente dejamos enfriar boca abajo. Si el molde no tuviera patitas, podemos apoyar el centro sobre la boca de una botella de cristal.
  9. Cuando haya pasado 1 hora y el molde se pueda manipular, sacamos el bizcocho del molde. Para poder desmoldarlo, pasamos una espátula o cuchillo alrededor de las paredes del molde para que sea más fácil desmoldarlo.
  10. Dejamos enfriar sobre una rejilla. Espolvoreamos con azúcar glas. Al servir, es mejor cortar las raciones con un cuchillo de sierra.

 NOTAS:

* Si no tenemos azúcar superfina (caster sugar), podemos utilizar azúcar blanquilla procesada con una picadora (sin que  llegue a ser azúcar glas).
* Para montar las claras, el bol y las varillas deben estar perfectamente limpias porque cualquier traza de grasa puede hacer que no se puedan montar.
* Es muy importante que las claras estén a temperatura ambiente.
* El azúcar y/o el cremor tártaro se añaden durante el montado de las claras, para estabilizar éstas.
* Para comprobar que las claras están montadas como deseamos: formarán picos blandos cuando las claras estén ligeramente blandas, se inclinen suavemente hacia un lado y parezcan húmedas; formarán picos firmes cuando se mantengan en pie y tengan aspecto brillante.
* Se puede conservar unos días a temperatura ambiente, o hasta una semana si lo conservamos en la nevera. También se puede congelar y conservar hasta un mes.

Receta adaptada: Joy of Baking

 

¡Hasta la próxima!

One Reply to “Chiffon cake de naranja”

  1. […] poco publiqué mi primer Chiffon Cake, para mí uno de los mejores tipos de bizcocho, con una miga muy esponjosa y un sabor delicioso. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: