Red velvet bundt cake {Bundt cake de terciopelo rojo}

Yo no suelo celebrar este día ya que creo que es un día hecho por y para las tiendas. Respeto a todas las parejas que disfrutan de San Valentín, pero creo que es mucho mejor sorprender a tu pareja en un día cualquiera que hoy por ser el día que es. Sin embargo, este año les he preparado este Red Velvet Bundt Cake, para seguir con el ambiente romántico existente por la red.
El Red Velvet Cake, o como se traduciría en español, el pastel de terciopelo rojo, es un pastel con color rojo oscuro que normalmente se cubre con crema de queso. En este caso he optado por presentar este tipo de pastel en un bundt cake. El resultado un bizcocho muy jugoso, con sabor a cacao y vainilla muy rico. A pesar de que se puede comer solo porque está buenísimo, el acompañarlo de la crema de queso lo hace espectacular. Espero que les guste.
RED VELVET BUNDT CAKE

Para un molde de bundt cake de 10 tazas

INGREDIENTES:

  • 490 g de harina de todo uso
  • 15 g de cacao en polvo natural (tipo Hershey´s)
  • 1 y 1/2 cucharadita de sal
  • 180 g de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 450 g de azúcar
  • 3 huevos, tamaño L, a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita (5 ml) de vainilla en pasta
  • 1cucharada de colorante rojo (yo he usado Wilton)
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 y 1/2 cucharadita (7.5 ml) de vinagre blanco de vino o manzana
  • 1 y 1/2 taza (375 ml) de buttermilk
Para el glaseado de queso:

  • 150 g de queso crema
  • 75 g de azúcar glas
  • 150 ml de nata para montar

PREPARACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 180ºC. Engrasamos el molde. Reservamos.
  2. Tamizamos la harina, el cacao y la sal en un bol. Reservamos.
  3. Con ayuda de un robot de cocina, con el accesorio de pala, mezclamos la mantequilla y el azúcar, a velocidad alta durante 5 minutos, hasta que la mezcla esté ligera y esponjosa.
  4. Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien después de cada adición, no añadiendo el siguiente hasta que el anterior no esté integrado.
  5. Añadimos la vainilla junto al colorante y mezclamos hasta que todo esté incorporado.
  6. En un vaso, mezclamos el vinagre con el bicarbonato (empezará a burbujear la mezcla, pero es normal). Vertemos rápidamente esta mezcla en el vaso de la batidora y batimos hasta que quede homogéneo.
  7. Incorporamos la mezcla de la harina en 3 adiciones, alternativamente con el buttermilk en 2 adiciones, mezclando a baja velocidad hasta que todo esté incorporado. No debemos batir en exceso.
  8. Vertemos la masa en el molde, damos unos golpecitos sobre la encimera (en la que hemos puesto un paño para no dañar el molde) para eliminar las burbujas de aire que se puedan haber creado e introducimos el molde en el horno. Horneamos durante 60 minutos, o hasta que, al pincharlo con un palillo, éste salga limpio.
  9. Sacamos el bizcocho del horno y dejamos enfriar el molde sobre una rejilla durante 15 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre la rejilla.
  10. Para el glaseado: Colocamos el queso en un bol junto al azúcar tamizada, y batimos hasta que quede esponjoso. Añadimos la nata, previamente montada, a la mezcla anterior e incorporamos con movimientos envolventes.
  11. Servimos el bundt cake junto con el glaseado de queso.

 NOTAS:

  • Si no tenemos buttermilk, podemos hacerlo en casa de la siguiente manera: mezclamos 1 y 1/2 cucharada (22.5 ml) de zumo de limón o vinagre, con lo que falte hasta llenar 1 y 1/2 taza (375 ml) de leche. Removemos. Dejamos reposar 10 minutos, parecerá que la leche se ha cortado, pero esa es la textura. Ya podremos utilizarla.
    Receta adaptada: Food and cake

 

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: