New York cheesecake con salsa de arándanos

Si hay una tarta de queso famosa en el mundo, es la New York Cheesecake. De ella hay miles de versiones y hoy les traigo la que más me gusta de las que he probado.

La New York Cheesecake, generalmente, se compone de una base de galletas tipo Digestive y una crema de queso (normalmente con queso tipo crema) que se cubre de una crema de nata ácida o de mermelada.

En la receta de hoy nos hemos liado con la manta en la cabeza y hemos preparado, desde la base de galletas hasta la salsa de arándanos, pero si van con prisa, ya saben, hacemos una base de galletas triturada con mantequilla y lo cubrimos con una mermelada de buena calidad, o simplemente no la cubrimos con nada, que también está muy rica así.

 

NEW YORK CHEESECAKE CON SALSA DE ARÁNDANOS

  • Partes: Para un molde desmontable de 20 cm
  • Dificultad: Media
  • Imprimir

Ingredientes

PARA LA BASE DE GALLETA:

  • 60 g de mantequilla, a tª ambiente
  • 50 g de azúcar
  • 1 yema de huevo (20 g), a tª ambiente
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • 75 g de harina de todo uso
  • 1/4 cucharadita de sal

PARA LA TARTA DE QUESO:

  • 900 g de queso de untar, a tª ambiente
  • 250 g de azúcar
  • 3 cucharadas de harina de todo uso
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 y 1/2 cucharadita de vainilla en pasta
  • Ralladura de 1 limón
  • 1 y 1/2 cucharadita de zumo de limón
  • 3 huevos (150 g), más 1 yema (20 g), a tª ambiente
  • 200 ml de nata ácida (soured cream) o yogur griego natural

PARA LA SALSA DE ARÁNDANOS:

  • 125 g de arándanos
  • 30 g de azúcar
  • 2 cucharadas y 1 y 1/2 cucharadita de zumo de limón
  • 2 cucharaditas de maicena
  • 1 cucharada de agua


Direcciones

PARA LA BASE DE GALLETA:

  1. Untamos el molde con mantequilla y colocamos en el fondo papel de horno. Reservamos.
  2. En el robot de cocina, con el accesorio de pala, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que blanquee y quede una mezcla suave.
  3. Añadimos la yema y la vainilla y batimos unos minutos hasta que se integre.
  4. Incorporamos la harina y la sal, a velocidad baja, hasta que quede una mezcla homogénea.
  5. Ponemos la masa en el molde y cubrimos todo el fondo, presionando con ayuda de las manos o con el dorso de una cuchara.
  6. Llevamos a la nevera durante 15 minutos. Mientras precalentamos el horno a 180ºC.
  7. Horneamos durante 18-20 minutos o hasta que la base esté dorada y firme al tacto.
  8. Dejamos enfriar en una rejilla mientras preparamos el relleno.

PARA LA TARTA DE QUESO:

  1. Precalentamos el horno a 220 ºC.
  2. Con el robot de cocina, con el accesorio pala, batimos el queso a velocidad media-baja, hasta que quede cremoso durante 2 minutos.
  3. Subimos un poco la velocidad del robot, y añadimos el azúcar, la harina y la sal poco a poco, parando el robot y rebañando los lados con una espátula de vez en cuando para que quede todo incorporado.
  4. Cambiamos al accesorio varillas y añadimos la vainilla, la ralladura y el zumo de limón y batimos, a velocidad media-baja, para que se integren.
  5. Añadimos los huevos y la yema, uno a uno, no añadiendo el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado. Si hace falta, paramos el robot y rebañamos las paredes con la espátula.
  6. Batimos en un bol la nata ácida, para que quede cremosa. La añadimos al bol de la masa y batimos a velocidad baja. Es muy importante no batir en exceso la mezcla para que no se creen burbujas y luego se nos agriete la tarta al hornearla.
  7. Pincelamos las paredes del molde que teníamos reservado con mantequilla y echamos la mezcla. Si apareciera alguna burbuja la pinchamos con un cuchillo.
  8. Horneamos durante 10 minutos. Reducimos la temperatura del horno a 110 ºC y horneamos 25 minutos más.
  9. Apagamos el horno y dejamos la tarta dentro durante dos horas. Si queremos una consistencia cremosa en el centro dejamos la puerta entreabierta, pero si en cambio, queremos una consistencia un poco más espesa, la dejamos reposar con la puerta cerrada.
  10. Sacamos del horno y la metemos en la nevera.

PARA LA SALSA DE ARÁNDANOS:

  1. Ponemos en un cazo, a fuego medio-alto, los arándanos, el zumo de limón y el azúcar hasta que rompa a hervir.
  2. Bajamos el fuego y dejamos que se cocine durante unos minutos hasta que los arándanos suelten un poco su color y algunos de ellos exploten soltando su jugo.
  3. Disolvemos la maicena en el agua y la incorporamos al cazo.
  4. Dejamos a fuego bajo, sin dejar de remover, hasta que se vaya espesando y cogiendo la consistencia deseada (recordar que cuando se enfríe la consistencia será más espesa).
  5. Quitamos del fuego y dejamos enfriar.
  6. Vertemos la salsa de arándanos sobre la tarta y llevamos de nuevo a la nevera.
  7. Desmoldamos y servimos bien fría.



Notas:

  • La tarta de queso queda mejor de un día para otro. Su consistencia mejora con el tiempo.


Receta adaptada: Base y salsa de arándanos – Megasilvita

New York Cheesecake – BBC GoodFood


Por cierto, si sobra (cosa que dudo), la cortamos en porciones y al congelador que aguanta perfectamente durante un mes. Cuando queramos comérnosla, la dejamos en la nevera el día anterior y estará como recién hecha.
¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: