Tarta Kinder Bueno

Tengo miles de entradas pendientes… tengo el blog abandonado jeje. A ver si me pongo al día, y les enseño recetas tan deliciosas como ésta. La tarta que hoy les traigo, Tarta de Kinder Bueno, fue el sabor elegido para mi boda, ¡me encanta! y a los que la probaron también les gustó mucho.
Hoy les traigo la versión pequeña, fue la que hice para el cumpleaños de mi pequeña, y fue la prueba de fuego para luego hacerla para el  gran día. Como siempre, para las tartas de chocolate, utilicé mi bizcocho preferid, el Devil´s Food Cake. Es tan húmedo, que no necesita almíbar y está buenísimo. Para el relleno y la cobertura, esta vez, hice una crema de mantequilla francesa con sabor a avellana, que sabe muy parecido a las barritas de Kinder Bueno. La crema de mantequilla francesa, para quien no la conozca, es como la crema de mantequilla de merengue italiano, pero en lugar de utilizar claras, utiliza las yemas. Es una de las cremas que a mí personalmente más me gusta, y la utilizo para mucha de las tartas.

TARTA KINDER BUENO

Helado sabor tarta de queso acompañado de un coulis de fresas y galletas troceadas.


Ingredientes

PARA EL DEVIL´S FOOD CAKE:

  • 225 g de harina de todo uso
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 60 g de cacao de proceso holandés, tipo Valor
  • 1/2 taza (110 ml) de agua caliente
  • 1/2 taza (110 ml) de buttermilk, a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta
  • 170 g de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 200 g de azúcar
  • 85 g de azúcar morena
  • 3 huevos, tamaño L, a temperatura ambiente

PARA LA CREMA DE MANTEQUILLA FRANCESA DE KINDER:

  • 5 yemas, a temperatura ambiente
  • 220 g de azúcar
  • 70 ml de agua
  • 350 g de mantequilla, sin sal, a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de pasta de avellana italiana

PARA LA DECORACIÓN:

  • 100 g de nata
  • 100 g de chocolate de postre
  • 2 barritas de Kinder Bueno


Direcciones

BIZCOCHO:

  1. Precalentamos el horno a 180ºC (160ºC con ventilador). Engrasamos y espolvoreamos con cacao el molde. Para que sea más fácil desmoldarlo podemos cubrirlo con papel de horno. Reservamos.
  2. Tamizamos la harina, el bicarbonato y la sal en un bol. Reservamos.
  3. En otro bol, mezclamos el cacao con el agua caliente. Dejamos enfriar y cuando esté tibio lo mezclamos con el buttermilk y la vainilla. Reservamos.
  4. Usando un robot de cocina, con el accesorio pala, batimos la mantequilla a velocidad media hasta que esté cremosa.
  5. Añadimos el azúcar normal y moreno y batimos hasta que la mezcla esté pálida y esponjosa.
  6. Lentamente añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien y no añadiendo el siguiente hasta que el anterior esté bien incorporado.
  7. Reducimos la velocidad a media-baja y añadimos los ingredientes secos en 3 adiciones alternándolos con la mezcla de buttermilk, empezando y terminando con los ingredientes secos. Batimos hasta que esté todo bien integrado.
  8. Vertemos la masa en el molde, alisamos la superficie con una espátula, y horneamos durante 50-60 minutos o hasta que, al pincharlo con un palillo, éste salga limpio.
  9. Sacamos del horno y dejamos sobre una rejilla hasta que esté tibio y se pueda manipular.
  10. Cuando esté tibio, desmoldamos, lo envolvemos con papel de film, y lo dejamos a temperatura ambiente hasta que vayamos a montar la tarta.

COBERTURA:

  1. En un calentador ponemos el azúcar junto con el agua, mezclamos un poco y ponemos a fuego medio, hasta llevarlo a ebullición. Usando un pincel húmedo, pincelamos las paredes del calentador si vemos que aparecen cristales de azúcar. Cocinamos, sin remover, hasta que alcance los 120 ºC.
  2. Mientras tanto, en el robot de cocina, con el accesorio varillas, ponemos las yemas y las batimos a velocidad a media-alta.
  3. Cuando el sirope alcance la temperatura deseada, quitamos del fuego, ponemos la batidora a velocidad alta, y añadimos el sirope en forma de hilo, con cuidado de que no toque ni las paredes ni las varillas.
  4. Reducimos a velocidad media y batimos hasta que el merengue se haya enfriado.
  5. Cuando al tocar el vaso de la batidora lo notemos a temperatura ambiente, añadimos la mantequilla poco a poco a velocidad media. Cuando hayamos añadido toda, subimos la velocidad a alta y batimos hasta que nos quede una crema suave y sedosa.
  6. Una vez hayamos alcanzado la textura deseada, añadimos la pasta de avellana y batimos lo suficiente para que todo quede totalmente integrado.

MONTAJE:

  1. Lo primero que hacemos es la ganaché que va a decorar la parte superior de la tarta. Para ello, troceamos el chocolate y lo colocamos en un bol. En otro bol, apto para microondas, ponemos la nata y lo metemos en el microondas uno o dos minutos, hasta llevarlo a ebullición. Sacamos la nata y la ponemos sobre el chocolate. Dejamos reposar unos minutos y con ayuda de unas varillas, batimos hasta que quede una crema homogénea. Reservamos.
  2. Sacamos el bizcocho de la nevera. Con ayuda de una lira (o con un cuchillo si no tenemos lira) cortamos la parte de arriba del bizcocho (para que se nivele), después lo cortaremos en 3 capas iguales.
  3. Sobre una base giratoria ponemos un disco de cartón, un pegote de buttercream y seguidamente uno de los bizcochos. Ahora ponemos encima una capa de buttercream y la alisamos. Repetimos la operación con las otras capas. Cubrimos toda la tarta con una fina capa de buttercream, la capa tapa migas. Esta capa servirá para que las migas del bizcocho queden bien pegadas y después no tengamos problemas con ellas. La metemos en la nevera durante 15 minutos, hasta que la crema se endurezca.
  4. Sacamos de la nevera y damos una buena capa de buttercream, tanto por los laterales como por encima, con ayuda de una espátula.
  5. Para decorar los laterales, nos ayudamos de una rasqueta, la colocamos perpendicular a la superficie y sin moverla, giramos la base.
  6. Ahora decoramos la parte superior. Con una cucharita vamos echando ganaché, acercándonos lo más posible al exterior y dejando caer un poco de ganaché para que nos quede las gotitas cayendo. Cuando hayamos acabado con todo el perímetro echamos un poco de ganaché por la parte superior y la extendemos con una espátula. Llevamos a la nevera hasta que el ganaché haya endurecido, unos 15-30 minutos.
  7. Con ayuda de una manga y una boquilla de estrella abierta, hacemos rosetones sobre la parte superior y colocamos un trozo de Kinder Bueno. Reservamos en la nevera hasta media hora antes de consumirla.


Receta adaptada:Bizcocho:”Cake” – Williams Sonoma
Crema de mantequilla: Objetivo: Cupcake Perfecto

¡Hasta la próxima!

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: