Bollos suizos {Receta de panificadora}

Saben que adoro hacer pan y si encima están tan ricos como éstos, no me lo pienso dos veces a la hora de ponerme el delantal y llenarme las manos de harina. En este caso, para hacer el proceso más sencillo y poder aprovechar el tiempo de amasado para hacer otras cosas en casa (a veces, el tiempo es oro) he preparado estos Bollos suizos en la panificadora y el resultado han sido unos bollitos con una miga tierna y esponjosa.
He decir que estos bollos son pecado puro, hay que esconderlos, o como hago yo, congelarlos, porque como los tengamos cerca seguro que acabamos con ellos antes de lo que pensamos. A mí personalmente me encantan para el desayuno con mantequilla y mermelada, pero rellenos de nata están de muerte. Espero que les guste la receta de hoy.

BOLLOS SUIZOS

  • Partes: Para 12 bollos de 100 g
  • Dificultad: Media
  • Imprimir

Ingredientes

  • 170 ml de leche, a temperatura ambiente
  • 120 g de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 4 huevos (200 g), a temperatura ambiente, batidos ligeramente
  • 600 g de harina de fuerza
  • 75 g de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 3 y 3/4 cucharaditas de levadura seca instantánea de panadería
  • Agua y azúcar, o azúcar perlado, para decorar


Direcciones

  1. Sacamos la cubeta de la panificadora, colocamos las palas amasadoras e incorporamos los ingredientes. Primero los ingredientes húmedos (agua, huevos -guardamos un poco para pincelar luego- y mantequilla), luego la harina, la levadura, el azúcar y la sal (ésta la colocaremos en una esquinita para que no toque la levadura).
  2. Programamos la panificadora con el programa de “Masa para pasta” (programa de 15 minutos de amasado). Le damos al botón de inicio. Debe quedar una masa suave y sedosa.
  3. Dejamos fermentar durante 1-2 horas (con la máquina desenchufada) hasta que doble su volumen en la cubeta dentro de la panificadora.
  4. Una vez haya doblado su volumen, sacamos la masa de la panificadora y la colocamos en una superficie ligeramente enharinada.
  5. Dividimos la masa en porciones de 100 g y le damos forma de bollito. Los vamos colocando en una bandeja en la que habremos colocado un papel de horno. Los tapamos con un paño y los dejamos levar durante 1 hora hasta que doblen su volumen.
  6. Cuando hayan doblado su volumen, le hacemos un corte con un cuchillo afilado a lo largo, los pintamos con el huevo que habíamos reservado y colocaremos un poquito de agua mojada en azúcar (o azúcar perlada) sobre cada bollito.
  7. Metemos en el horno precalentado a 220 ºC (200ºC con ventilador), durante 15-20 minutos, o hasta que la superficie esté dorada.
  8. Los colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríen por completo.


Notas:

  • En lugar de levadura seca podemos utilizar levadura fresca. La cantidad sería 40 g aproximadamente.
  • La cantidad de agua dependerá de la harina, la humedad del ambiente… por lo que en el primer amasado tendremos que ir rectificando la cantidad de agua o de harina. La masa resultante debe ser suave, elástica y algo pegajosa. Si la masa es más líquida, iremos incorporando 1 cucharada de harina cada vez hasta que consigamos la textura que estamos buscando. Si la masa estuviera muy seca, incorporaremos 1 cucharada de agua cada vez.
  • Hay que conocer nuestra panificadora, ya que el orden de introducción de ingredientes puede ser diferente de una a otra marca. El orden aquí descrito es para la panificadora de Lidl.


Receta adaptada: Kanela y Limón


¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: