Mermelada de pimientos verdes {Receta de panificadora}

Comprar la panificadora ha sido todo un acierto. Cada día estoy más convencida de que para mí es imprescindible, y si se me rompe me compraré otra seguro. En casa comemos pan todos los días y desde que compramos la panificadora no compramos pan. Si es cierto que no salen igual de ricos que hechos a mano, con sus levados y su horneado, pero salen más que aceptables y les dan mil vueltas a los comprados en el supermercado.
Como la panificadora la uso poco (modo ironía “on”), investigo qué más puedo hacer con ella. He probado hacer masas y la verdad que ahorra mucho trabajo y tiempo. También he probado hacer mermeladas y el resultado me ha gustado mucho. La receta de hoy, Mermelada de pimientos verdes, es perfecta para acompañar carnes o para un sándwich de tortilla, que es como nosotros nos la comimos (por cierto está hecho con el Pan semiintegral de cerveza negra y semillas y fue una combinación perfecta). Seguro que repito con otro tipo de mermelada pronto. Espero que la receta les guste.

MERMELADA DE PIMIENTOS VERDES

INGREDIENTES:

  • 500 g de pimientos verdes, sin semillas
  • 200 g de azúcar
  • 4 bayas de pimienta de Jamaica
  • 20 g de aceite de oliva virgen
  • 1/4 cucharadita de sal

PREPARACIÓN:

  1. Lavamos bien los pimientos y los cortamos en cuadrados de 1 cm aproximadamente.
  2. Sacamos la cubeta de la panificadora, colocamos las palas amasadoras e incorporamos los ingredientes.
  3. Programamos la panificadora con el programa de “Mermelada”. Le damos al botón de inicio.
  4. Cuando termine, desenchufamos la máquina, sacamos la cubeta de la panificadora y ponemos la mermelada en el vaso de la batidora. Trituramos a nuestro gusto.
  5. Volvemos a introducir la mermelada en la cubeta de la panificadora y volvemos a programarla en el programa “Mermelada” (si te gusta como ha quedado tras triturarla no hace falta volver a ponerla en la panificadora, pero en mi caso nos gusta más espesa).
  6. Cuando termine, volvemos a apagar la panificadora, sacamos la cubeta e introducimos la mermelada en unos botes esterilizados, hasta llenarlos casi hasta el borde de los mismos.
  7. Cerramos bien los botes y los colocamos boca abajo hasta que se enfríen (para que se haga el vacío) o bien los introducimos en un caldero (donde colocaremos un paño en el fondo para que no se rompan los botes), cubriéndolos con agua y lo dejamos hervir durante 20 minutos. Los dejamos enfriar completamente y ya están listos para guardar.

 NOTAS:

  • Para esterilizar los botes, los metemos, junto con sus tapas, en un caldero (colocando un paño en el fondo para que no se rompan), los cubrimos de agua y los dejamos hervir durante 15 minutos.
  • Para esterilizar los botes y hacer el vacío una vez los había llenado, he utilizado el microondas. Para ello los he colocado en la vaporera, cubriéndolos con agua y los he dejado 15 minutos en cada ocasión.
    Receta adaptada: Nauzet Reina

 

¡Hasta la próxima!

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: